sábado, 17 de abril de 2010

17 de abril de 1951: Desaparición del HMS "Affray"


Siguiendo con los hundimientos, el 17 de abril de 1951 tuvo lugar un suceso que conmocionó a la opinión pública inglesa cuando el submarino clase amphion británico Affray desapareció en aguas del canal de la mancha.

El submarino, que había entrado en servicio en las postrimerías de la II guerra mundial, estaba diseñado para ser enviado al pacífico a luchar contra Japón. Desplazaba 1.385 toneladas en superficie, lo que le convertía en un submarino bastante grande para su época.

El Affray salió el 16 de abril a una misión de entrenamiento, A bordo iba una tripulación reducida, varios alumnos suboficiales que realizaban un curso de adiestramiento, y un destacamento de los Royal Marines. La misión del submarino era dejar al destacamento de noche en una playa y recogerlo más tarde, una misión típica de infiltración de comandos.

La cuestión es que algo fue mal, y el día 17 de abril el Affray no emitió su localización. Tras intentos de comunicación infructuosos, la señal "submarino perdido" fue emitida y una flotilla de 24 buques de 4 nacionalidades se lanzó a una desesperada búsqueda, una carrera contra el tiempo para la desaparecida tripulación. Como no, se barajó incluso la posibilidad de un ataque Soviético.

En dos de los buques se recibieron señales morse mediante golpes en el casco que indicaban que el submarino estaba posado en el fondo. Sin embargo pasaron 48 horas y el Affray no apareció. Se mantuvo una búsqueda más reducida, dadas las nulas esperanzas de encontrar con vida a la tripulación.

Finalmente el submarino fue hallado a 86 metros de profundidad, en el mes de junio. Las dificultades en su localización resultaron enormes dada la cantidad de pecios que pueblan los fondos del canal de la mancha. En la zona fueron encontrados nada menos que 161 naufragios, la mayor parte con origen en la II guerra mundial.

Con el Affray se perdieron 75 vidas. Ha sido el último submarino perdido por la Royal Navy hasta la fecha.

Como causa del hundimiento se ha barajado el funcionamiento defectuoso de la válvula del tubo del "Schnorckel" del submarino, que habría dejado entrar 13 toneladas de agua por minuto. Unido a una tripulación reducida y a la presencia de gente inexperta manejando los equipos, pudo ocasionar el desastre.

Como anécdota, la esposa del capitán de uno de los submarinos de la clase amphion afirmó haber sido "visitada" por el fantasma de un oficial de marina empapado y cubierto de algas, que le habría revelado la localización del submarino perdido. Lo curioso es que la localización resultó ser la correcta, pese a que el supuesto fantasma había sido identificado como tripulante de otro submarino perdido en la guerra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada