lunes, 26 de abril de 2010

26 de abril de 1952: El USS Hobson se hunde tras chocar con un portaaviones

Es noche cerrada en aguas del Atlántico. A unas 700 millas de las Azores, la flota del Atlántico de los Estados Unidos realiza ejercicios en su constante preparación ante un posible ataque de la Unión Soviética. La Guerra de Corea (25 de julio de 1950/17 de julio de 1953) se encuentra en pleno desarrollo y ambas partes apoyan sin subterfugios a su frente más afín. La tensión es palpable. Es la Guerra Fría.

El 26 de abril de 1952, el destructor USS Hobson, clase Gleaves, iba a ser triste protagonista de una de las mayores tragedias navales en la historia de los EEUU.
El enorme portaaviones USS Wasp, de 27.100 toneladas por las 1.630 del destructor, realizaba unas maniobras cuando se topó, de frente, al USS Hobson, que en su intento de evitar el choque ofreció su costado. El Wasp lo partió, literalmente, por la mitad.


Cuatro minutos tardó el destructor en irse al fondo del mar, con un total de 176 tripulantes ante la impotencia de la tripulación del Wasp, que sufrió daños pero no de gravedad. 61 hombres del Hobson fueron rescatados.

Así terminaba la historia del destructor, veterano de la Segunda Guerra Mundial y que participó en varias acciones de renombre como el desembarco de Normandía o la conquista de Okinawa. También batalló contra los submarinos alemanes (participó en el hundimiento del U-575) e incluso fue alcanzado por un 'kamikaze' (como vulgarmente se conocen) japonés, curiosamente, también en abril, el 16 de 1945.

Fuente e imagen: Wikipedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada