lunes, 31 de mayo de 2010

31 de mayo de 1916: empieza la Batalla de Jutlandia

El 31 de mayo de 1916 empezaba la que está considerada, según los expertos, como una de las mayores batallas navales de la historia. Su 'gran rival' en este sentido, la Batalla de Ecnomo, en el 256 AC, enfrentó a Cartago y Roma, con unos 700 navíos sobre las aguas del Mediterráneo y unos 300.000 hombres.
Sin embargo, como batalla puramente naval, con navíos de gran tonelaje 'dándose leña' y siendo primordial la táctica de los contendientes (en la de Ecnomo, al fin y al cabo, se trataba fundamentalmente de abordajes de infantería), no cabe duda que la Batalla de Jutlandia está en la cumbre del conflicto bélico sobre el mar.

Inglaterra y Alemania, que apenas se habían enfrentado en un marco de guerra a lo largo de la historia, iban a 'recuperar terreno' a lo largo del siglo XX. Esta Batalla de Jutlandia es, sin lugar a dudas, su máximo exponente, en su enfrentamiento junto a la península que abarca la práctica totalidad del territorio de Dinamarca, así como el norte de Alemania: estamos en la Primera Guerra Mundial.

El vicealmirante Franz Von Hipper planeaba atraer y destruir la escuadra de sir David Beatty. Dado que Alemania era plenamente consciente de que estaban perdiendo la carrera naval con los británicos, optaron por la estrategia de atacar a los ingleses en pequeños grupos. Sin embargo, éstos interceptaron un mensaje en el que conocieron el plan, y enviaron el grueso su flota (la Grand Fleet), al mando del almirante John Jellicoe, en el auxilio de Beatty.

Éste decidió enfrentarse a Hipper 'en solitario', y le iba a costar caro, ya que su buque insignia, el Lion, recibió una andanada que provocó un incendio a bordo que casi lo hunde. Sí se fueron a pique el Indefatigable ante el ataque del Von der Tann (que a su vez sería arrasado el fuego de los acorazados ingleses comandados por el contraalmirante Evan Thomas) y el Queen Mary, ante el Derfflinger.

Llegaba entonces la Grand Fleet, encarándose con el grueso de la flota alemana, la Hochseeflote. Los ingleses tenían superioridad, se sabían mejores y vencedores, pero habría que ver la cara de Jellicoe y Beatty cuando el Invincible no hacía precisamente honor a su nombre al partirse por la mitad ante el fuego del Derfflinger y el Lützow. Entre las víctimas estaba su comandante, el contraalmirante Hood: 25 años después un barco con su nombre sería hundido casi de la misma forma por el Bismarck (y con los mismos rivales, claro).

Sin embargo, el mayor número de barcos británicos terminaría en cualquier momento por ser decisivo. Los alemanes lo sabían, y de este modo, a la orden de virar y en una maniobra perfectamente realizada, con una coordinación formidable, la armada alemana desaparecía ante la mirada impotente de los ingleses.
Los cruceros de batalla alemanes, en lo que es conocida como 'la cabalgata de la muerte', sirvieron literalmente de escudo a los acorazados para romper el cerco inglés, sufriendo daños importantes.

En cuanto al balance de la batalla, ambos bandos se consideran vencedores
(como suele ocurrir en estos casos). Tácticamente el triunfo fue para los alemanes, que siendo menos lograron escapar causando muchas bajas entre los británicos. Sin embargo, el triunfo estratégico fue sin lugar a dudas para éstos, ya que impidieron la salida al mar de los alemanes, lo que sería decisivo para el desarrollo de la Primera Guerra Mundial.

Habían participado en la batalla, por parte inglesa, 28 acorazados, 9 cruceros de batalla, 8 cruceros acorazados, 26 cruceros ligeros, 78 destructores, un barco minador y hasta un portaaviones, mientras que en el bando alemán combatieron 16 acorazados, 5 cruceros de batalla, 6 cruceros acorazados, 11 cruceros ligeros y 61 torpederos.

Los ingleses perdieron a los cruceros de batalla Indefatigable, Queen Mary e Invincible; los cruceros acorazados Black Prince, Warrior y Defence; y los destructores, Tipperary, Shark, su gemelo Sparrowhawk, Turbulent, Ardent, Fortune, Nomad y Nestor.
Los alemanes hundidos fueron el crucero de batalla Lutzow; el antiguo acorazado Pommern; los cruceros ligeros Frauenlob, Elbing, Rostock y Wiesbaden; además de cinco torpederos.

Fuente: www.historialago.com y wikipedia
Imagen: Bernard Finnigan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada